¿Cómo motivar a mi niño a alcanzar los distintos retos?

Actualizado: mar 25


Sé que muchas veces se sienten abrumados por no saber exactamente cómo hacer que sus pequeños se sientan motivados, que no abandonen fácilmente alguna actividad que requiera de esfuerzo y se muestren frustrados. Por eso les comparto dos grandes filosofías en la educación, con certeros resultados y mi aplicación en los primeros años.


Investigaciones de la Universidad de Stanford señalan que "la manera en la que los niños son educados afectará el modo cómo se enfrentan al fracaso".


Alabar su inteligencia, talentos y capacidades, genera autoestima, pero pudieran colapsar frente al primer fracaso, desmoralizándose y sintiendo muy difícil la posibilidad de intentar algo en lo que pueden fallar.


En cambio, elogiar su esfuerzo, les da la capacidad de persistir si fallan. Elogiar el esfuerzo modifica el foco de atención a la conducta, en lugar de la habilidad, generando así una mentalidad más resistente, "firmeza de carácter", que es la capacidad de persistir ante el fracaso.


Este sistema me parece sumamente importante para los bebés más pequeños, para el esfuerzo físico, por ejemplo, mantener la postura con descarga de peso o llegar alcanzar juguetes, en lugar de llorar y abandonar. Pero siempre les insisto en que deben observar a sus pequeños y descubrir su esencia y su temperamento para emplear la estrategia y que sea efectiva.


Se unen otros investigadores y proponen, que no solo se hace necesario elogiar su esfuerzo, que se hace indispensable, que puedan ellos mismos evaluar lo que está ocurriendo, si no está resultando, qué pueden hacer diferente.


En mi experiencia del trabajo con los niños, esta estrategia de llevar incluso a que ellos se den cuenta si hay algún error que hayan cometido sin la indicación del adulto, observo que les permite una mayor capacidad de atención y percepción, les brinda la oportunidad de diseñar la solución y de conseguir por si mismos ese resultado deseado.


Este último punto, le brinda esa sensación de autoconfianza y seguridad creada por todo ese proceso alcanzado por sí mismo, dejando de lado la necesidad de una motivación por parte del adulto y solo centrándose en la propia satisfacción.


Las investigaciones de Carol Dweck y la filosofía de educación aplicada por Elizabeth Spiegel se complementan en mi trabajo terapéutico, cada uno muestra su importancia y eficacia; yo le sumo e integro el valor de observar e identificar el temperamento, la dinámica familiar, la edad y propio perfil de desarrollo del niño, alcanzando los resultados esperados y haciendo esa base para la vida.


Contáctame en mi WhatsApp y plantéame tu caso, con gusto te atiendo y te doy las opciones para ayudarte.

Entradas Recientes

Ver todo